sábado, 18 de agosto de 2012

RECTIFICAR LA “CULATA” DE UN MOTOR



Antes hemos publicado en qué consiste una rectificación del motor, y hemos recomendado cuándo efectuar esta tarea, que nos ayudará a alargar la vida útil del motor y sus componentes mas fundamentales para su funcionamiento.

La culata del motor es una de las piezas donde se hace la rectificación más frecuente, una parte que sufre temperaturas muy altas, y que tiende a dilatarse y deformarse progresivamente, contrayéndose cuando el motor se enfría.

Esto puede contribuir a que se produzcan además la formación de fisuras y grietas, que causan fallos en el funcionamiento del motor, por lo cual es recomendable realizar un rectificado si el fabricante lo aconseja.

La culata es una pieza de un costo muy alto, construida mediante fundición y utilizando aleaciones de diferentes metales, primando el uso de aluminio, brindándole resistencia, rigidez y buena conductividad térmica lo que le ayuda a enfriarse.

Lo primero, se debe utilizar una regla especial que mide la planitud respecto al apoyo en el bloque, además de un juego de galgas calibradas que permiten obtener su espesor. El coeficiente de deformaciones debe se menor a los 0.05 milímetros, en caso contrario se deberá proceder al rectificado bajando el volumen del material lo menor posible, de lo contrario se afectará a las cámaras de combustión y a la compresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada